El juego al aire libre estimula todos los sentidos y le da al niño la libertad para disfrutar de su entorno, realizando movimientos con todo el cuerpo, donde se ven involucrados sus brazos, piernas y los músculos largos del torso.