En el método Montessori los niños trabajan con materiales concretos  que brindan las llaves para explorar el mundo y desarrollar habilidades cognitivas básicas. Están diseñados para que el niño pueda reconocer el error por sí mismo y hacerse responsable de su propio aprendizaje.