Estimulan el juego la fantasía, el conocimiento, el cuidado y el amor. Aprenden sobre sí mismos y el mundo que los rodea, reflejan el entorno de los niños y el tratro que se tiene hacia ellos; son juguetes que aportan para el desarrollo de las habilidades cognitivas, motricidad fina y de la auto ayuda.